Terapia familiar y de pareja

  • El modelo sistémico parte de la base que todos los seres humanos somos seres sociales, vivimos en grupo y nos necesitamos unos a otros. La salud mental está estrechamente relacionada con la pertenencia a una armoniosa red de relaciones familiares y sociales, donde se tienen en cuenta nuestras necesidades de valoración, de reconocimiento y de afecto. Cuando un miembro de la familia presenta síntomas (ansiedad, depresión, obsesiones, drogodependencias ...) toda la familia sufre y poder trabajar con todos contribuirá a la mejora de la persona que presenta síntomas ya generar un funcionamiento del grupo más saludable.
  • La terapia de pareja consiste en trabajar con las dos personas que forman la pareja para explorar su relación, deshacer nudos relacionales, rescatar y amplificar lo que hay de positivo en la relación, clarificar las necesidades vitales de ambos y ayudar para que éstas se tengan en cuenta. En las parejas con hijos existen dos dimensiones en su relación: la dimensión parental, que hace referencia a aquellas funciones relacionadas con el cuidado de los hijos, y la dimensión conyugal, que hace referencia a su relación amorosa. Ambas dimensiones están conectadas entre sí.