Coaching profesional

El coaching se entiende como “El arte de facilitar el desempeño, el desarrollo y el aprendizaje de la persona”  Downey (1999) Lo debemos entender como una disciplina que integra diferentes modelos  y teorías psicológicas, y que a diferencia de estos, se orienta en un contexto no terapéutico. Su misión es aumentar el bienestar de la persona ayudándola a que esta consiga sus objetivos, tanto en el ámbito profesional como en el personal. Por lo tanto se orienta hacía el futuro de la persona, desarrollando estrategias y planificando la actuación para el logro de los mismos. El coaching trata de que la persona o coachee que recibe este acompañamiento, identifique y resuelva aquellas dificultades u obstáculos que se dan en el proceso hacía la consecución de los objetivos personales favoreciendo su desarrollo personal y de mejora de competencias. La toma de conciencia de sí mismo y de la situación sobre la que se quiere mejorar, así como la elaboración de un plan de acción, serán fundamentales para lograr aquellos objetivos que el coachee se haya propuesto. Antiguas percepciones y creencias autolimitadoras serán revisadas y renovadas por nuevas maneras de ver la situación, a través de un proceso basado en la reflexión-acción que favorezca el desarrollo de nuevas habilidades y actitudes, que acabarán por integrarse en la manera de hacer y de sentir de la persona o coachee.